Biblioteca Virtual Fandom
Biblioteca Virtual Fandom
Etiqueta: Edición visual
Etiqueta: Edición visual
Línea 1: Línea 1:
  +
Desde el fin de la guerra hasta la actualidad, la poesía ha atravesado por
Harry aschallay
 
  +
momentos muy dispares. Las circunstancias histórico-sociales de la vida española han
 
  +
sido determinantes en la conformación de las distintas orientaciones.
toño
 
  +
• DÉCADA DE LOS CUARENTA. Prosperó una lírica poética de exaltación
  +
nacionalista y de evasión de la realidad: la del garcilasismo y la generación
  +
del 36. Junto a ella, la poesía existencial expresaba la angustia vital del
  +
hombre y las nuevas propuestas del vanguardismo mantenían la continuidad
  +
con la poesía de preguerra.
  +
• DÉCADA DE LOS CINCUENTA. En estos años triunfó la poesía social, como arma
  +
ideológica y de denuncia de las injusticias.
  +
• DÉCADA DE LOS SESENTA. El grupo de los cincuenta reconoció el magisterio de
  +
los poetas sociales, pero buscaba nuevos caminos estéticos. La poesía se
  +
centró en lo individual, aunque relacionado con lo social.
  +
• INICIOS DE LOS SETENTA. En los primeros años de esta década, la poesía de los
  +
novísimos reaccionó contra el realismo de etapas anteriores: proponían una
  +
literatura esteticista, que a la vez incorporaba la cultura de masas.
  +
• DESDE 1975 HASTA LA ACTUALIDAD. Las orientaciones se han multiplicado, pero
  +
se observa una tendencia a abandonar el esteticismo de los antecesores.
  +
Esta síntesis manifiesta la disparidad de la poesía española desde 1939: de la
  +
evasión al compromiso social, pasando por la poesía pura y esteticista o de
  +
experimentación vanguardista. Estilísticamente, se observa la misma diversidad: las
  +
estrofas clásicas, preferidas por los poetas nacionalistas y valoradas de nuevo por los
  +
poetas de los ochenta, conviven con la práctica vanguardista del verso libre. También
  +
el vocabulario poético oscila entre el preciosismo elitista y el prosaísmo.
  +
3
  +
1.1. LA POESÍA DE LA DÉCADA DE LOS 40
  +
Después de la Guerra Civil la poesía busca los valores formales, el verso bien
  +
hecho, y se evade de la cruda realidad. Hay un primer grupo de poetas formado por
  +
LUIS FELIPE VIVANCO, LEOPOLDO PANERO, LUIS ROSALES Y DIONISIO RIDRUEJO, que,
  +
unidos por la amistad y por una misma conciencia política y poética (LA GENERACIÓN
  +
DEL 36), escriben en la sección literaria de la revista Escorial, fundada en 1940. En
  +
1943 salió el primer número de otra, exclusivamente poética, llamada Garcilaso, que
  +
aglutinaba a un grupo de escritores jóvenes, autodenominado “juventud creadora”, del
  +
que destaca el director, JOSÉ GARCÍA NIETO (el GARCILASISMO). Estas dos revistas
  +
daban cabida en sus páginas a otros poetas, pero en general en su poesía
  +
predominan las formas clásicas, sobre todo el soneto, y una poesía intimista cuyos
  +
principales temas son la familia, la religión, el paisaje y el amor. Es la denominada
  +
POESÍA ARRAIGADA, en la que la pasión, el grito y la denuncia de la trágica realidad
  +
circundante estarán, en general, ausentes.
  +
En 1944 se produjo una ruptura con este tipo de poesía por la publicación de
  +
dos libros, Hijos de la ira, de Dámaso Alonso, y Sombra del paraíso, de Vicente
  +
Aleixandre, y por la aparición de una nueva revista poética, Espadaña.
  +
El autor de Hijos de la ira, DÁMASO ALONSO, pertenece a la Generación del 27,
  +
pero en el periodo de desarrollo de esa generación su figura no destaca como poeta,
  +
sino como profesor de filología y crítico literario. Este libro fue un revulsivo, respuesta
  +
a la “terrible sacudida de la guerra española”, agravada fuera de nuestras fronteras por
  +
la Segunda Guerra Mundial. Esta obra rompió con el formalismo del verso clásico –
  +
casi toda ella está escrita en versículos– y del lenguaje cuidadosamente poético de la
  +
poesía oficialmente dominante. Incorporó el lenguaje coloquial, directo y prosaico.
  +
Rompió, con su desgarro, con su “impureza” y con su expresión desoladora y amarga
  +
de la realidad, las tranquilas aguas del panorama poético del momento y señaló un
  +
nuevo camino a la poesía de aquellos años. Hijos de la ira se inserta en la
  +
denominada por el propio Dámaso Alonso POESÍA DESARRAIGADA, frente a la
  +
“arraigada”:
  +
Para otros, el mundo nos es un caos y una angustia, y la poesía una frenética
  +
busca de ordenación y ancla. Sí, otros estamos muy lejos de toda armonía y toda
  +
serenidad. Hemos contemplado el fin de este mundo, planeta ya desierto en el que
  +
el odio y la injusticia, monstruosas raíces invasoras, habrán ahogado, habrán
  +
extinguido todo amor, es decir, toda vida. Y hemos gemido largamente en la
  +
noche. Y no sabemos dónde vocear.
  +
Sombra del paraíso supuso la salida de VICENTE ALEIXANDRE de un prolongado
  +
silencio. El libro es una cosmovisión panteísta, con cierto tono neorromántico, pero
  +
escrito desde la pasión y la emoción poética, lejos de todo convencionalismo. Significó
  +
un enriquecimiento y un notable influjo en la poesía española.
  +
La ruptura y protesta que supuso Hijos de la ira hay que aplicarla también a
  +
Espadaña. Nació enfrentada a los presupuestos de Garcilaso y defendió en sus
  +
páginas una poesía comprometida, expresión del hombre como ser social e histórico,
  +
que asume las circunstancias y los problemas del momento, que se apasiona y grita
  +
ante la situación conflictiva del ser humano contemporáneo, que defiende la libertad de
  +
metro y de palabra para expresar, de la mejor manera posible, el mundo del creador.
  +
Espadaña fue un primer acercamiento de los poetas de entonces a la realidad del
  +
momento y un primer paso hacia lo que más tarde se llamaría “poesía social”.

Revisión del 14:09 19 nov 2018

Desde el fin de la guerra hasta la actualidad, la poesía ha atravesado por momentos muy dispares. Las circunstancias histórico-sociales de la vida española han sido determinantes en la conformación de las distintas orientaciones. • DÉCADA DE LOS CUARENTA. Prosperó una lírica poética de exaltación nacionalista y de evasión de la realidad: la del garcilasismo y la generación del 36. Junto a ella, la poesía existencial expresaba la angustia vital del hombre y las nuevas propuestas del vanguardismo mantenían la continuidad con la poesía de preguerra. • DÉCADA DE LOS CINCUENTA. En estos años triunfó la poesía social, como arma ideológica y de denuncia de las injusticias. • DÉCADA DE LOS SESENTA. El grupo de los cincuenta reconoció el magisterio de los poetas sociales, pero buscaba nuevos caminos estéticos. La poesía se centró en lo individual, aunque relacionado con lo social. • INICIOS DE LOS SETENTA. En los primeros años de esta década, la poesía de los novísimos reaccionó contra el realismo de etapas anteriores: proponían una literatura esteticista, que a la vez incorporaba la cultura de masas. • DESDE 1975 HASTA LA ACTUALIDAD. Las orientaciones se han multiplicado, pero se observa una tendencia a abandonar el esteticismo de los antecesores. Esta síntesis manifiesta la disparidad de la poesía española desde 1939: de la evasión al compromiso social, pasando por la poesía pura y esteticista o de experimentación vanguardista. Estilísticamente, se observa la misma diversidad: las estrofas clásicas, preferidas por los poetas nacionalistas y valoradas de nuevo por los poetas de los ochenta, conviven con la práctica vanguardista del verso libre. También el vocabulario poético oscila entre el preciosismo elitista y el prosaísmo. 3 1.1. LA POESÍA DE LA DÉCADA DE LOS 40 Después de la Guerra Civil la poesía busca los valores formales, el verso bien hecho, y se evade de la cruda realidad. Hay un primer grupo de poetas formado por LUIS FELIPE VIVANCO, LEOPOLDO PANERO, LUIS ROSALES Y DIONISIO RIDRUEJO, que, unidos por la amistad y por una misma conciencia política y poética (LA GENERACIÓN DEL 36), escriben en la sección literaria de la revista Escorial, fundada en 1940. En 1943 salió el primer número de otra, exclusivamente poética, llamada Garcilaso, que aglutinaba a un grupo de escritores jóvenes, autodenominado “juventud creadora”, del que destaca el director, JOSÉ GARCÍA NIETO (el GARCILASISMO). Estas dos revistas daban cabida en sus páginas a otros poetas, pero en general en su poesía predominan las formas clásicas, sobre todo el soneto, y una poesía intimista cuyos principales temas son la familia, la religión, el paisaje y el amor. Es la denominada POESÍA ARRAIGADA, en la que la pasión, el grito y la denuncia de la trágica realidad circundante estarán, en general, ausentes. En 1944 se produjo una ruptura con este tipo de poesía por la publicación de dos libros, Hijos de la ira, de Dámaso Alonso, y Sombra del paraíso, de Vicente Aleixandre, y por la aparición de una nueva revista poética, Espadaña. El autor de Hijos de la ira, DÁMASO ALONSO, pertenece a la Generación del 27, pero en el periodo de desarrollo de esa generación su figura no destaca como poeta, sino como profesor de filología y crítico literario. Este libro fue un revulsivo, respuesta a la “terrible sacudida de la guerra española”, agravada fuera de nuestras fronteras por la Segunda Guerra Mundial. Esta obra rompió con el formalismo del verso clásico – casi toda ella está escrita en versículos– y del lenguaje cuidadosamente poético de la poesía oficialmente dominante. Incorporó el lenguaje coloquial, directo y prosaico. Rompió, con su desgarro, con su “impureza” y con su expresión desoladora y amarga de la realidad, las tranquilas aguas del panorama poético del momento y señaló un nuevo camino a la poesía de aquellos años. Hijos de la ira se inserta en la denominada por el propio Dámaso Alonso POESÍA DESARRAIGADA, frente a la “arraigada”: Para otros, el mundo nos es un caos y una angustia, y la poesía una frenética busca de ordenación y ancla. Sí, otros estamos muy lejos de toda armonía y toda serenidad. Hemos contemplado el fin de este mundo, planeta ya desierto en el que el odio y la injusticia, monstruosas raíces invasoras, habrán ahogado, habrán extinguido todo amor, es decir, toda vida. Y hemos gemido largamente en la noche. Y no sabemos dónde vocear. Sombra del paraíso supuso la salida de VICENTE ALEIXANDRE de un prolongado silencio. El libro es una cosmovisión panteísta, con cierto tono neorromántico, pero escrito desde la pasión y la emoción poética, lejos de todo convencionalismo. Significó un enriquecimiento y un notable influjo en la poesía española. La ruptura y protesta que supuso Hijos de la ira hay que aplicarla también a Espadaña. Nació enfrentada a los presupuestos de Garcilaso y defendió en sus páginas una poesía comprometida, expresión del hombre como ser social e histórico, que asume las circunstancias y los problemas del momento, que se apasiona y grita ante la situación conflictiva del ser humano contemporáneo, que defiende la libertad de metro y de palabra para expresar, de la mejor manera posible, el mundo del creador. Espadaña fue un primer acercamiento de los poetas de entonces a la realidad del momento y un primer paso hacia lo que más tarde se llamaría “poesía social”.