Biblioteca Virtual Fandom

Ya somos la 9ª Comunidad en español más grande de FANDOM, te invitamos a que colabores en nuestra comunidad y contribuyas a que sea más grande. ¡Gracias a todos los que nos leéis y lo habéis hecho posible!

LEE MÁS

Biblioteca Virtual Fandom
Advertisement
Biblioteca Virtual Fandom
W pen.png

Jesús González Requena es un profesor, ensayista y escritor español que ha desarrollado un original y novedoso método de análisis textual conocido como “Teoría y Lectura del Texto” o, simplemente, “Teoría del Texto”, incorporando y articulando las aportaciones, aunque reelaborándolas de otra manera, del postestructuralismo, la semiótica, la lingüística, el psicoanálisis y la antropología cultural. González Requena ha demostrado la productividad de dicho método aplicándolo, en numerosas conferencias y cursos a través de una ya larga obra ensayística, en el análisis de todo tipo de textos, especialmente cinematográficos. Nació el 12 de mayo de 1955 en Madrid (España).

Es catedrático de Comunicación Audiovisual de la Universidad Complutense de Madrid y licenciado en Psicología por esta misma universidad.

Biografía[]

Hijo de Luis González Taladriz, abogado que murió en Madrid cuando él tenía solamente cuatro años de edad, y de María Dolores Requena Polo, estudió en el colegio de los Sagrados Corazones y se convirtió, tras acabar el bachillerato, en el alumno más joven que logró obtener (en el año 1973) el Diploma de Especialista en Historia y Estética del Cine de la Universidad de Valladolid, ya que normalmente este es un título de postgrado, propio de estudiantes ya licenciados, habiendo sido después profesor de su Cátedra de Cinematografía en sus cursos de verano, desde 1984 hasta la actualidad.

Estudió simultáneamente dos carreras en la Universidad Complutense de Madrid que anuncian ya sus dos grandes campos de interés, el cine y el psicoanálisis; licenciándose en Ciencias de la Información, Rama de Imagen Visual y Auditiva (1977) en la primera promoción de la recién creada Facultad de Ciencias de la Información y también en Psicología (1982).

Durante sus años de estudiante universitario participó en los movimientos antifranquistas, militando en la organización comunista Bandera Roja, corriente próxima, aunque situada a su izquierda, del PCE, e inspirada en las propuestas teóricas del filósofo francés Louis Althusser. Habría de ser esta, junto a la más general del marxismo y el materialismo histórico, una influencia temprana en sus primeros escritos. Junto a ella hay que señalar la de los autores fundamentales, también franceses, del estructuralismo, el postestructuralismo, la semiótica y el psicoanálisis, principalmente Claude Lévi-Strauss, Roland Barthes y Jacques Lacan; aunque con el paso del tiempo irá cobrando más fuerza e importancia el influjo de Sigmund Freud y la reivindicación de la vigencia de su obra, hasta el punto de que muchas de las propuestas de Freud pueden ser leídas de un modo a la vez respetuoso, riguroso y sorprendentemente productivo -por ejemplo la reivindicación que Jesús González Requena hace de El cuarto Freud-, desde el enfoque que actualmente ofrece la "Teoría del Texto".

Está casado con la psicoanalista Amaya Ortiz de Zárate, con la que ha tenido tres hijos.

Artículos[]

Sus primeros artículos, dedicados curiosamente al teatro, se publican en 1974 en la revista “Pipirijaina”. En el periodo 1977-78 escribe en diversas revistas, algunas de ellas de marcado carácter político, y muy relacionadas con la eclosión de publicaciones que se produjo en los inicios de la Transición en España, como fueron “Saida” y “Ozono” (en esta última se trataba ya de artículos relacionados con el cine).

En 1978 entra a formar parte del Consejo de Redacción de la revista, publicada en Barcelona, “La Mirada. Textos sobre cine”, en la que en su corta vida (1 año y sólo 4 números) escribe varios artículos, esencialmente sobre el llamado “Aparato ideológico cinematográfico”, un concepto claramente althusseriano. “La Mirada” fue precursora de otra revista mucho más exitosa y longeva, “Contracampo. Revista de cine”, publicada en Madrid con varios de los colaboradores de “La Mirada”, algunos de ellos miembros de una generación inmediatamente anterior que había formado parte de la crítica cinematográfica antifranquista, constituyendo grupos como el “Colectivo Marta Hernández”.

En abril de 1979 se publicó el nº 1 de “Contracampo”, figurando en la mancheta como “Editor y coordinador general” el crítico e historiador del cine Francisco Llinàs (1945-2011), que en realidad financiaba la revista gracias a una pequeña herencia, y Jesús González Requena como “Secretario de Redacción” en Madrid, junto con Ramón Sala en Barcelona. En el Editorial de este primer número se dice que la publicación nacía para “el estudio del hecho cinematográfico a partir del análisis de sus elementos materiales (el propio film, la industria, etc.)”, teniendo en cuenta la “crisis política, cuando la izquierda en la que siempre nos hemos alineado se muestra incapaz de poner en pie una alternativa global de cambio social”. En este primer número Requena escribe el artículo “Hollywood, un discurso dogmático” y ya no dejará de publicar a lo largo de toda la existencia de tan importante revista, siendo el más perseverante y original, desde el punto de vista teórico, de todos sus colaboradores. La revista concluyó su trayectoria con el nº 42, editado en el verano-otoño de 1987, siendo este número, de carácter monográfico, coordinado precisamente por Jesús González Requena, que publica en él además un artículo que habrá de ser clave para configurar la “Teoría del Texto”: “Enunciación, punto de vista, sujeto”, en el que González Requena revisa las propuestas de Benveniste y otros autores, para finalmente delimitar un fructífero concepto del operador textual llamado “sujeto de la enunciación”.

En los años de vida de “Contracampo” podemos seguir en los artículos de González Requena la evolución de la “Teoría del Texto”, que rápidamente va abandonando sus referentes políticos e ideológicos, para adentrarse cada vez más en una revisión crítica de la semiótica de Barthes y el psicoanálisis de Lacan, llegando a convertirse en otra cosa, que ya no es ni propiamente semiótica ni tampoco estrictamente psicoanálisis, siendo enriquecido además dicho desarrollo teórico por la relectura de algunas de las clásicas aportaciones de teóricos del cine, como André Bazin. Desligado de la política y aunque reconociéndose siempre de izquierdas, el discurso de Jesús González Requena se irá haciendo cada vez más crítico con ciertos ideologemas dominantes, como el fundamentalismo feminista y, en general, con el izquierdismo realmente existente, “políticamente correcto” y entregado en cuerpo y alma al retrógrado nacionalismo secesionista. En el periodo 2005-2008, y seguramente empujado por la crisis política que se vive en esos años en España, colabora esporádicamente con el “Foro Ermua” y durante el nacimiento del nuevo partido “UPyD”, del que sin embargo se distancia enseguida. En 2006 escribe en la efímera revista de carácter político “Hojas Libres”, editada en Valladolid, y contribuye decisivamente a la elaboración del manifiesto “Ciudadanos de Europa”.

En los años posteriores al fin de la aventura de “Contracampo”, González Requena no dejó nunca de publicar en varias revistas, como “Revista de Occidente”, “Área 5inco”, o “Eutopías”, mientras que de modo paralelo van apareciendo sus libros (que se comentan más adelante). Desde 1997 y hasta la actualidad la mayoría de sus artículos se han ido publicando en la revista “Trama y Fondo”, que por su importancia comentamos en un epígrafe posterior.

Libros[]

  • La metáfora del espejo. El cine de Douglas Sirk, Hiperión, Instituto de Cine y Radio-Televisión, Valencia/Minneapolis, 1986. [Este libro, el primero de Jesús González Requena, pretende desplegar la metáfora del espejo mediante “la lectura de los films sirkianos y del estudio de la emergencia de unas escrituras fílmicas manieristas allí donde el sistema de representación clásico comienza a volverse imposible”.]
  • El discurso televisivo: espectáculo de la posmodernidad, Cátedra, Madrid, 1988. [“La televisión está ahí, delante de nosotros”. Así da comienzo la introducción de este libro cuyo propósito es tomarse al pie de la letra ese primer enunciado. “La tendencia del discurso televisivo a configurarse como espectáculo y el discurso/espectáculo como síntoma de posmodernidad”, son los dos principales postulados que guían el libro.]
  • El espectáculo informativo. O la amenaza de lo real, Akal, Madrid, 1989. [“El objeto del libro es el análisis de los discursos audiovisuales que configuran –producen− el presente”. Tras revisar nociones tan extendidas como las de “información visual”, “signo icónico”, “espectáculo” o “imagen televisiva”, el autor propone “una teoría de las imágenes fotográfico-fílmico-electrónicas que permite explicar la tendencia a la espectacularización de la información en el mundo contemporáneo”.]
  • Eisenstein. Lo que solicita ser escrito, Editorial Cátedra, Madrid, 1992. [Este libro pretende rendir cuentas de un trayecto: “el de una de las escrituras artísticas más poderosas, y también una de las más dramáticas que ha conocido el arte de nuestro siglo”.]
  • El Espot publicitario. Las metamorfosis del deseo. Editorial Cátedra, Madrid, 1995 (coautora: Amaya Ortiz de Zárate). [Una obra que pretende ser, antes que nada, útil: “una herramienta argumentada, sustentada teóricamente, para el análisis de los mensajes publicitarios”.]
  • El análisis cinematográfico. Modelos teóricos, metodologías, ejercicios de análisis, Editorial Complutense, Madrid, 1995 (compilador) [Este libro constituye “un amplio y riguroso abanico de las metodologías y procedimientos que, desde las diversas corrientes teóricas más influyentes en este campo, resultan útiles para el análisis cinematográfico”. El texto de González Requena lleva el bien explícito título de “Frente al texto fílmico: el análisis, la lectura. A propósito de El manantial, de King Vidor”.]
  • Léolo. La escritura fílmica en el umbral de la psicosis. La Mirada, Valencia, 2000 (coautora: Amaya Ortiz de Zárate). [Un libro que invita a leer detenidamente el film de Jean-Claude Lauzon, Léolo: “a transitar las huellas de la lucha heroica de un ser que, a través de la escritura, trata de constituirse en sujeto para, así, escapar al abismo de la desintegración psicótica”.]
  • Los Tres Reyes Magos. La eficacia simbólica, Akal, Madrid, 2002. [El tema de este libro es “la verdad que late en el deseo de aquellos –padres e hijos− que, a través de la mediación de esas enigmáticas figuras que son los Tres Reyes Magos, participan, incluso sin comprenderlo, en un proceso de donación simbólica”.]
  • Clásico, Manierista, Postclásico. Los modos del relato en el cine de Hollywood, Ediciones Castilla, Valladolid, 2006. [Primero de la colección “tramayfondo”, este libro de Jesús González Requena consta de dos partes. En la primera el autor, a través de tres análisis detenidos de tres obras notables de las historia del cine norteamericano –La diligencia, Vértigo y El silencio de los corderos−, pone en cuestión los tópicos sobre los que se ha contemplado la evolución del cine de Hollywood. En la segunda parte, “expone la novedosa teoría del relato que constituye el fundamento de sus anteriores análisis”.]
  • Douglas Sirk, Editorial Cátedra, Madrid, 2007. [En el prólogo de esta nueva edición del libro La metáfora del espejo. El cine de Douglas Sirk, el autor sostiene que aquel mantiene su vigencia y aclara que sólo en dos aspectos no puede reconocerse ahora –o se reconoce sustentado posiciones teóricas que estaban en el ambiente en que se formó: el proyecto de la deconstrucción en el que se inscribe la concepción barthesiana del texto, que hizo invisible a González Requena “el centro de angustia –el punto de ignición− sobre el que se organiza la escritura sirkiana: el desvanecimiento de un sujeto carente de densidad y por eso incapaz siempre de estar a la altura de las circunstancias”.]
  • Amor loco en el jardín. La Diosa que habita el cine de Luis Buñuel, Editorial Abada, Madrid, 2008. [Este libro “quiere ser una invitación a apartarse de ese manido tópico que proclama a Buñuel el cineasta de la libertad por antonomasia”, al tiempo que “hace emerger el foco de pánico que reina en la filmografía de Buñuel: la presencia omnipotente de cierta diosa ante la que ningún vigor masculino parece capaz de sostenerse”.]
  • El club de la lucha. Apoteosis del psicópata, Caja España, Valladolid, 2008. [Detenido análisis de El club de la lucha que a la vez que explora los rasgos centrales del espectáculo cinematográfico postclásico, indaga en profundidad en los síntomas del malestar civilizatorio contemporáneo comenzando por el que se impone como el más notable y significativo: la caída del héroe, el fin de su prestigio, y la simultánea emergencia del psicópata como la figura central de la fascinación del cine en los últimos años.]
  • Escenas fantasmáticas. Un diálogo secreto entre Alfred Hitchcock y Luis Buñuel, Centro José Guerrero, Granada, 2011. [Esta publicación, que acompaña la exposición homónima de la que también es autor Jesús González Requena, confronta dos de las obras mayores del arte del siglo XX: la de Luis Buñuel y la Alfred Hitchcock. “El trabajo constituye la argumentación pormenorizada de una hipótesis: que en el centro de las obras de Luis Buñuel y Alfred Hitchcock late una escena fantasmática esencialmente común”.]

Seminario de análisis textual[]

El desarrollo del método de análisis textual de Jesús González Requena se ha basado no sólo en los trabajos escritos (artículos o libros) sino que ha tenido siempre un fuerte componente de transmisión oral, que recuerda a la tradición filosófica socrática o, más recientemente, al modo como impartía Lacan su famoso seminario. El método se comprende y se comparte mucho mejor cuando está en pleno funcionamiento, analizando un texto fílmico que previamente se ha visto. En este sentido González Requena fue pionero, a comienzos de los años 80, en incorporar el vídeo como una herramienta esencial en las llamadas “sesiones de análisis fílmico”, utilizándolo como una moviola, de tal modo que la conjunción práctica del análisis concreto de la imagen y un método cada vez más preciso cambió por completo el modo de analizar críticamente las películas. Años después ha incorporado al análisis, de modo igualmente pionero, el uso del ordenador, utilizando un programa de su propia creación –Encuadres.

Esta forma de transmisión oral se ha plasmado, además de en clases, cursos y conferencias, en un “Seminario” anual que comenzó en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense en el año 1983 y que ha continuado desde entonces ininterrumpidamente. Con una sesión semanal de varias horas, ha sido siempre un curso de doctorado o de postgrado, pero abierto también a todos los que han querido asistir libremente, de tal modo que aproximadamente la mitad de sus numerosos participantes son personas no matriculadas en el doctorado o máster, que asisten no motivados en principio por la certificación académica sino por puro deseo de saber y formarse, hecho completamente insólito en la actual universidad española. La mayoría de los seguidores de este método, profesores u otros profesionales repartidos por toda España e Iberoamérica, se han formado asistiendo durante años a este "Seminario", a veces desplazándose el día correspondiente de cada semana desde lejanos lugares de residencia, como Córdoba, Lugo o Zaragoza, con la finalidad exclusiva de asistir a él. Desde 1985 es una asignatura, primero de doctorado y luego de máster, de cine y psicoanálisis a la vez, de tal modo que recoge estudiantes tanto de Comunicación Audiovisual como de Psicología y, en general, alumnos interesados en ambas disciplinas, siempre junto a las personas de libre asistencia, ya mencionadas.

Trama y Fondo[]

Entre un grupo de habituales asistentes al “Seminario” de la Complutense, procedentes de toda España, se planteó en el curso 1995-96 la posibilidad de crear una asociación cultural que tuviera como objetivo difundir la “Teoría del Texto”, especialmente a través de una revista. Esta asociación, presidida por Jesús González Requena, adoptó el nombre de “Trama y Fondo” (T&F) y dio lugar en noviembre de 1996 al primer número de la revista del mismo nombre, que se ha venido publicando ininterrumpidamente desde entonces, estando todos sus números (menos el de más reciente edición) disponibles a texto completo en internet.

La asociación contaba en 2012 con casi cien miembros, procedentes de toda España y también de Francia, Reino Unido, Colombia, Brasil y Perú. Además de editar la revista y una colección de libros conjuntamente con la editorial Castilla Ediciones, lleva a cabo diversas actividades como cursos o jornadas y asimismo organiza los “Congresos Internacionales de Análisis Textual”, de los que se han celebrado hasta ahora seis ediciones.

Teoría del Texto[]

Esta teoría y el método de análisis que la acompaña, aunque desarrollados ambos por Jesús González Requena, son compartidos y utilizados en la actualidad por numerosos profesores, analistas y críticos de toda España y de algunos países iberoamericanos. Aplicada sobre todo al cine y menos, por el momento, a otros tipos de textos, en realidad supone una aproximación rigurosa y original a las llamadas “Humanidades” en su conjunto, resolviendo en cierto modo un problema epistemológico propio de estas disciplinas, al considerar que la conciencia de los hombres cristaliza en textos de todo tipo y que estos textos, por ello, constituyen la materialidad de la conciencia, su pervivencia cristalizada; siendo eso la cultura. Da por tanto un objeto concreto, una categoría material –los textos−, a los estudios culturales, de tal modo que su análisis permite verificar la verdad de las hipótesis planteadas en este campo gnoseológico, siempre tan complicado.

Ahora bien, y en contraposición problemática y dialéctica con las llamadas ciencias duras, esa verdad es siempre subjetiva, porque en la cultura precisamente se conforma la subjetividad de los hombres. Pensar los textos, interrogarlos, pensar a través de ellos las culturas que nos conforman, es por eso mismo pensar las formas de subjetividad a través de las cuales los hombres tratamos de ceñir nuestra experiencia, aprehenderla, elaborarla.

En resumen, distanciándose tanto de la semiótica comunicacional como del psicoanálisis lacaniano dominantes, la “Teoría del Texto” se basa en una original concepción del lenguaje, en la que juega un papel esencial la “dimensión fundadora”, constitutiva del sujeto, es decir “lo simbólico”, que viene a ser esa parte del lenguaje que nos hace humanos. Esta teoría del lenguaje, y las diferencias esenciales que la separan de la semiótica y, sobre todo, del psicoanálisis lacaniano quedaron bien articuladas a partir de 1996, en el trabajo “El Texto: Tres Registros y una Dimensión”.

Advertisement